Cómo Preparar su Negocio para un Préstamo

Uno de los desafíos más grandes que tienen los empresarios a la hora de empezar su negocio es el del financiamiento. Si bien algunas compañías tienen fondos propios para afrontar una inversión en capital, el sistema capitalista está diseñado para que el ahorro de los individuos, tanto personas como empresas, pueda ser utilizado en forma de préstamo bancario por las compañías que precisen financiamiento.

Como cualquier negocio que compra y vende, la mercadería del banco es el dinero. De esta manera, quienes aprueban los préstamos deben asegurarse de que el dinero prestado (Capital) más los intereses que se vayan generando, puedan ser cobrados en tiempo y forma. Para ello, el banco verificará cómo la empresa va a invertir el capital y si el negocio es rentable. En otras palabras, el banco precisa saber si la empresa es saludable en términos financieros.

¿Cómo sabemos si nuestra compañía es saludable?  

Hay varios aspectos a considerar para saber si nuestra empresa puede tener éxito al momento de solicitar un préstamo.

Lo primero que tenemos que ver es la posición financiera de nuestra empresa. Para ello recurrimos a la hoja de balance (balance sheet). En el balance figuran la situación de la empresa, como una foto, a la fecha correspondiente. Podemos observar ahí tanto los activos que la compañía tiene: saldo en cuenta del banco, cuentas por cobrar, inmuebles, maquinaria, mercadería para reventa, etc. Todo eso sumado es el Activo de la empresa. Con él, la empresa en teoría hace frente a su Pasivo, que en el balance se compone de: Deudas o cuentas a pagar, préstamos bancarios, etc.

Uno de los controles que el banco realiza es la prueba ácida. Esta prueba consiste en sumar todos los activos corrientes (dinero, cuentas a cobrar a corto plazo, inversiones a corto plazo) y dividirlo por el Pasivo circulante (que son las deudas de la compañía en el corto plazo). Cuando esta prueba da un resultado mayor a 1, quiere decir que los activos corrientes le permiten a la compañía enfrentar sus pasivos corrientes, sin quedar en cero. La empresa es saludable en términos financieros. Se realiza el mismo cálculo también, pero para activos y pasivos en el largo plazo.

Profit & Loss Statement

Una vez que el banco verifica que la situación financiera es buena, necesita comprobar que el negocio es rentable. Para ello recurre al Estado de Resultado (Profit & Loss Statement o P&L). En este estado de resultados se reflejan todas las ganancias y las pérdidas de la compañía en un año de trabajo. La primera sección de este documento determina el margen bruto de ganancia, esto es la diferencia entre las ventas totales menos los costos de venta o costos directos.

Por ejemplo, si su empresa es un restaurant, los costos directos son los alimentos que se compran para la cocina, los salarios de los cocineros, mozos, y demás personal, y cualquier otro gasto que esté directamente relacionado con el producto o servicio que se está vendiendo. En el caso de los gastos de alquiler, electricidad, impuestos, depreciación de los bienes de uso, honorarios de contador o abogado, entre otros, no se deben considerar para calcular el margen bruto de ganancia ya que se entiende que estos gastos son indirectos y forman parte del resultado neto.

El banco va a verificar que el margen bruto de ganancia (resultado bruto/ventas totales) sea razonable y coherente, y además va a chequear que el resultado neto (resultado bruto menos gastos indirectos) sea positivo. En conclusión, el agente del banco va a analizar la rentabilidad de la empresa para saber si es superavitaria o deficitaria.

Cash Flow Statement

Por último, tenemos el Estado de Flujo de Efectivo (Cash Flow). Como su nombre lo indica, este documento refleja cuáles van a ser los ingresos y egresos de efectivo durante un período determinado. En general es de un año, pero puede extenderse según lo requiera el banco. Este documento es muy importante para el empresario ya que en él se determina si la inversión que se planea hacer terminará siendo rentable.  

Para crear este documento el empresario tiene que estimar, según su buen criterio, cuáles van a ser los ingresos y los gastos de los próximos 12 meses. Estos ingresos tienen que reflejar los que se deriven de la inversión a futuro. Por ejemplo, en el caso del restaurante, si el empresario decide ampliar la cocina y contratar 2 cocineros adicionales, tiene que prever cuánto van a aumentar las ventas gracias a esta nueva inversión. Un cálculo sencillo sería: si con un cocinero solo, el restaurante produce 50 platos por día, con dos cocineros adicionales se podría esperar que cada uno de ellos podría producir 50 platos adicionales. Entonces las ventas potenciales serán de 150 platos. Sin embargo, un empresario sabe que las ventas no tienen por qué incrementarse en esa magnitud en los primeros meses, sino que los ingresos tienden a aumentar gradualmente en el tiempo, por lo que el Cash Flow tiene que estar armado en función de ese aumento gradual.

Gastos y Deudas

De la misma manera que las ventas se incrementan con la nueva inversión, también lo harán los gastos. En la segunda parte del Cash Flow se van a incluir todos los egresos de efectivo de la compañía durante el periodo analizado. Dentro de estos egresos, es muy importante incluir los pagos del préstamo que se está solicitando, de esta manera podremos saber si la empresa va a poder hacer frente al repago de este.

En resumen, el banco nos va a solicitar por lo menos tres documentos: el Profit & Loss, el Balance Sheet y el Cash Flow. Con ellos, el agente bancario está apto para evaluar la aprobación del préstamo. En la práctica es común que los bancos soliciten documentos adicionales como la situación patrimonial de los socios de la compañía, el estado de cuenta bancario, y/o garantías adicionales como puede ser un tercero que respalde a la empresa en caso de no pago.

Aprenda más

Si le gustaría aprender más sobre ‘Como Prepararse para un Préstamo’, vea este video.

Me avisa si tiene preguntas. Gracias,

Mayra Contreras
(408) 889-7525


La información contenida en este artículo no es asesoramiento fiscal o legal y no sustituye dicho asesoramiento. Las leyes estatales y federales cambian con frecuencia, y la información de este artículo puede no reflejar las leyes de su propio estado o los cambios más recientes a la ley. Para obtener asesoramiento fiscal o legal actual, consulte con un contador o un abogado.

 

Related Articles

Responses

Leave a Reply

%d bloggers like this: